Las técnicas que usó el Sr. Gu para aumentar el oxígeno en la sangre estando gravemente afectado e internado por el Covid-19

26

Venciendo los miedos con medicina tradicional china

A continuación va el relato del profesor, Gu Cheng-de (Sr. Gu) de 75 años quien enfermó con el Covid- 19 y fue hospitalizado a fines de febrero y de su estudiante acupunturista licenciado Johnathan Fan quien compartió su proceso de sanación usando las milenarias técnicas de la medicina tradicional china.

Comenzamos con la explicación personal del Sr. Gu:
“El 28 de febrero me sentí muy débil repentinamente, mi pecho estaba apretado y me sentí incapacitado de levantarme y sentarme, por lo que no pude evitar llamar al 911. Fui enviado a una sala de emergencia, el primer día recibí muchas revisiones médicas, había muchas personas ahí, me tomó casi un día conseguir una habitación temporal y no conseguí una habitación oficial hasta el tercer día. Luego de ser admitido, me sentí aliviado y comencé a revisar mi cuerpo, en ese momento el hospital analizaba el nivel de oxígeno en mi sangre varias veces al día y descubrí que mi prescripción de los valores de suministro de oxígeno habían sido menor al 90% los últimos tres días. Le pregunté al doctor como era posible que yo estuviera así, él me respondió que estuve así todo este tiempo. Luego me pregunté por qué mi nivel de oxígeno en la sangre no mejoraba si incluso me habían suministrado oxígeno. Pensé que el Covid-19 había dañado los nervios de mis pulmones. Así que toqué el Zong fu Yummen, punto del meridiano de medicina china tradicional y no obtuve reacción por lo que pensé que si no había un fuerte reflejo nervioso yo estaba en un gran problema. Y desde que me percate de este problema continúe presionando y tocando con mis dedos para simular un tratamiento de acupuntura con intención de estimular los nervios (usando los dedos como agujas de acupuntura). Repetía esta acción y cuando me cansaba descansaba. En un momento, cuando presioné sentí un fuerte dolor, lo que significaba que mis nervios se habían despertado.

La función principal de los pulmones es respirar, desde que cooperé mis nervios se volvieron activar”
Al profesor se le ocurrió probar entre dos tipos de respiración orientales, una de ellas es: “una inhalación (por nariz) y una exhalación (por boca), la cual es una respiración profunda. La otra es: dos inhalaciones (por nariz) y una exhalación (por boca), esta es una respiración liviana. Intente ambas. Cuando intenté la primera, me mantuve tosiendo porque debía haber alguna suciedad en los pulmones, lo que causaba que tosiera, por lo que solo pude hacer la segunda respiración mientras golpeteaba mi zona nerviosa estando acostado en la cama. Una hora después la enfermera vino a revisarme de nuevo y descubrió que mi nivel de oxígeno había saltado de menos del 90% al 92%. Todos pensaron que era extraño, sin embargo, yo estaba muy feliz por el resultado, así que insistí en continuar con estos ejercicios.
”El nivel de oxígeno en mi sangre aumentó más. El doctor disminuyó el suministro de oxígeno a 3L/min y mi nivel de oxígeno todavía alcanzaba el 90%, por lo que el doctor pensó que los problemas de mis pulmones habían sido resueltos.”

Continuamos con las palabras de su discípulo Johnathan Fang:
“El Señor Gu tiene 74 años actualmente, durante los primeros tres días, estuvo con suministro de oxígeno durante las 24 horas del día, pero su nivel de oxígeno seguía siendo menor al 90%. Como sabemos, el nivel de oxígeno normal en la sangre está entre 95% a 100%. Con la respiración dañada y el nivel de oxígeno tan bajo, el cuerpo acumulará toxinas y luego de un largo periodo de hipoxia, el cerebro no va a funcionar correctamente y la persona va a sentir sus músculos débiles y agotados. Por cuanto más tiempo permanezca un cuerpo con los niveles bajos de oxígeno, el cuerpo más dañado estará, este es un resultado obvio. En ese tiempo, el Sr. Gu solo podía utilizar este conocimiento para encontrar formas de ayudarse a sí mismo. Afortunadamente el Sr. Gu era competente en las técnicas medicinales chinas tradicionales clásicas y las prácticas de salud taoístas, por lo que hay muchos métodos secretos. El Señor Gu usó su propia experiencia para verificar la utilidad de los métodos que él aprendió en el pasado, ¡y estos realmente funcionaron! El sobrevivió y superó la enfermedad. Luego de diez días en el hospital, fue dado de alta con un concentrador de oxígeno domiciliario.

Artículos relacionados

En lo que sigue el Sr. Gu explica lo que hizo para continuar reparando sus pulmones luego de volver a su casa:
“Como pueden ver, ya no necesito un alto nivel de suministro de oxígeno, por lo tanto, puedo usar esto como en el hospital para respirar y continuar golpeteando las zonas nerviosas. Coloco el suministro de oxígeno y comienzo a hacer los ejercicios por 30 segundos. Comencé con 89% de oxígeno y terminé el ejercicio con 95% de oxígeno. Este es el beneficio de hacer dos inhalaciones y una exhalación.”
El Sr. Gu termina diciendo que, más allá de la ayuda externa, está convencido de haberse repuesto con esos ejercicios. Y que se los recomienda para que las personas mayores lo hagan de modo preventivo. Dice: “Deseo que todos ustedes tengan buena salud, y espero que todos los que tengan Covid-19 se recuperen y tengan una vida normal como yo. ¡Gracias a todos!”
En la medicina tradicional china hay muchos de estos puntos en nuestras espaldas, las que también ayudan a nuestros pulmones. Cuando el Señor Gu estaba en el hospital, no podía estimular los puntos de acupuntura en su espalda, por lo que solo pudo golpetear los nervios de su pecho. Luego de que volviera a su casa del hospital, le pidió a su esposa que lo ayudara a masajear estos puntos en su espalda combinado con el método de respiración introducido anteriormente, por lo que él pudo recuperarse más rápidamente.

Por último, sumamos una experiencia más que confirma el funcionamiento del método contada por Johnathan Fan:
“Pude comprobar que este método es realmente efectivo. Tuve una paciente de 92 años, cuando ella vino a la clínica un día, su nivel de oxígeno era solo del 84%, le enseñé a practicar los ejercicios respiratorios por 2 minutos, y su nivel de oxígeno de la sangre llegó al 94%. La ayudé masajeando los puntos de acupuntura en su espalda y le continué pidiendo que practicara estos ejercicios. Luego su nivel de oxígeno llegó al 99%. Esto me demostró que estimulando estos puntos nerviosos y combinándolos con el método respiratorio, se puede mejorar rápidamente la condición de bajo nivel de oxígeno en la sangre”.


Johnathan Fan explica las técnicas

Lleva hacia arriba el diafragma en una inhalación y masajea la parte baja de las costillas mientras expulsa el aire viciado de las capas más profundas de los pulmones.
Para el siguiente ejercicio, dice Fan, debes “encontrar un lugar sensible en tu esternón. Pon tus dos manos en el sitio y hay que hacer la misma respiración que mencionamos antes (dos inhalaciones por nariz y una exhalación por boca). Se presiona al momento de exhalar.
Para resumir, si comienzas a tener dificultades para respirar y un nivel de oxígeno bajo en la sangre debido al coronavirus, no entres en pánico. Sumado a los consejos de tu médico, puedes usar estos métodos:
– Presiona los puntos de reacción del pulmón (pecho, espalda)
– Inhala dos veces y exhala una vez
– Haz los ejercicios de limpieza profunda de los pulmones
– Haz los ejercicios de fortalecimiento pulmonar

Ten en cuenta que estos ejercicios no son suficientes si los haces solo una vez, necesitan ser practicados repetidamente, hazlos cuando tengas fuerza y descansa cuando estés cansado. Y continúa haciéndolos cuando tu fuerza física esté recuperada. Luego de la recuperación de tus pulmones, el siguiente paso será mejorar tu inmunidad y eliminar el virus completamente.

Los comentarios están cerrados.