El brebaje infalible contra los mosquitos

229

Decía la abuela que en la naturaleza podías encontrar las soluciones a tus dolencias o molestias, principalmente cuando algún insecto ingresaba a la casa  y pretendía  quedarse… Me acuerdo que los mosquitos o los zancudos  tenían pocas posibilidades de existir en mi casa, ella tenía un preparado eficaz que esparcía por toda la casa cuando empezaban asomarse los bribones insectos.

Desde la primavera acomodaba sus plantas protectoras cerca de las ventanas y puerta de entrada, cada planta y flores tenían una misión que cumplir sea para curar o expulsar los bichos externos. Recuerdo cuando sentía  el aroma del romero y la lavanda al abrir la ventana de la cocina, el cedrón, la menta, la manzanilla y el burrito eran los guardianes que realizaban el encargo dándole belleza también a los rincones exteriores de la casa.

En esos veranos cuando niña mi madre en su practicidad tenía la costumbre -en el horario de la tarde, antes de que saliéramos a jugar- pasarnos con un algodón empapado del preparado de la abuela por los brazos y las piernas, la ropa no se salvaba todo esta camuflado con ese pintoresco líquido. Como olvidar esos tiempos que jugábamos rodando por el pasto, riendo hasta que doliera el abdomen, no importaba el calor ni los mosquitos siempre supimos divertirnos más allá de las molestias ambientales.

Estos días caminando por la city porteña, tuve un encuentro con mosquitos mutantes, evidencié que el tamaño de los voladores ya nada tenía que ver con aquellos bichitos de mi infancia, a parte estaba en desventaja porque ellos eran más de lo que podía percibir con mis ojos. Obviamente perdí la batalla callejera, regresando con picaduras en todo el cuerpo, pero como todo tiene una enseñanza en la vida,  acepté la frustrante derrota, haciendo las paces con ellos por tantas veces que les reprimimos sus actos en mi hogar. Al regresar tome cartas en el asunto llamé a mi madre para recordar la receta de la abuela y entre los vapores de la manzanilla, el romero y el limón me inspiré a escribir estas líneas y compartirlo con ustedes. Desde esa tarde he sahumado mi casa, por la mañana temprano antes que llegue el sol. Estoy rociando las ventanas, puertas todas los días así quedamos protegidos en nuestro hogar. Puse también en la redacción un hornito de esencias con el preparado y aparte del refrescante aroma mantenemos así el ambiente limpio.

 

La receta del preparado antimosquitos

Contiene romero, en lo posible fresco, además de limón y manzanilla. Primeramente colocar en una olla 9 tazas medianas de agua, luego 2 ramitas de romero, rodajas de 1 limón grande  y un puñado de manzanilla (1 cuchara sopera) hervir por 3 minutos apróximadamente con el recipiente tapado, luego utilizarlo mientras tenga mucho vapor para sahumar los ambientes principalmente los rincones. Cuando se encuentre fria la preparación colocarla en un frasco con alcohol, la medida es un cuarto del recipiente que se vaya a utilizar. Mezclar todo con media pastilla de alcanflor triturado (1 cuchara de té), luego envasar en frascos pulverizadores o quemar sobre hornito a vela el preparado(sin alcanfor).

 

 

Comments are closed.