Escuchá a tu maestro interior

43

Según me transmitió mi maestro Dev Hansa Natha (Jorge Bidondo) para el Ayur Yoga Vital hay una serie de chakras en la cabeza que explican cómo funciona nuestra compleja psique y pueden tranquilamente ser base para las más modernas teorías psicológicas dado que se manejan conceptos como consciente, inconsciente, filtros a la consciencia, mente del ego, inconsciente colectivo, pantalla mental, introsentido y una aún más larga serie, todos chakras, que por el modo en que están hilvanados dan luz a una espléndida teoría de cómo realmente funcionamos.
Entre todos esos chakras hay uno que se llama gurú y alude a que todos tenemos un maestro interior. La práctica del yoga, mientras va alineando, atalajando, uniendo, nuestras envolturas busca despertar dicho chakra para que nos desarrollemos a nuestra máxima expresión.
Si uno tiene la dicha en esta vida de encontrar un gurú externo, otro humano que ya esté más encaminado en estos saberes y logra reflejar nuestra esencia, bueno uno lo puede llamar gurú o, más cariñosamente, guruji. Un gurú externo, o en su defecto un instructor o profesor, podrá ir guiando por esta maravillosa senda del autoconocimiento. Pero la realidad es que si estamos atentos en el aquí y el ahora todo lo que nos sucede, todo quien encontremos nos dará una enseñanza, será un maestro. Por eso podríamos decir que todos somos discípulos en la senda de la vida y que a su vez y al mismo tiempo todos somos maestros, al menos cuando conectamos con nuestra consciencia superior.
Porque para los que hacemos Ayur Yoga Vital la intención final consiste en despertar en nuestra propia naturaleza a nuestro gurú interior.
Cae de maduro que no lo encontrarán por leer sobre eso en una página de una revista, sino sería en vano el esfuerzo cotidiano de yoguis y yoguinis de todo el mundo, pero lo que si podemos brindar acá son un par de pautas básicas para complementar su camino o, tal vez, sino despertar interés en recorrerlo. Porque buscar el autodesarrollo hacia la iluminación nos da un claro propósito en la vida.
En mi humilde opinión considero que la práctica de la senda debe ir abarcando otros aspectos de la vida, hasta cubrirla toda. Como eso es imposible de entrada se trata de comenzar generando buenos hábitos. Hábitos saludables de alimentación, práctica, higiene, conducta, etcétera.
Cuando estamos ante el mat de yoga busquemos conectar con ese amor, esa sensación de que solo basta con respirar para sentir un contento. Busquemos ir conociendo nuestros límites, pero con amor, sin dejar de escuchar nuestro cuerpo.
Sentí cómo afecta una postura tu cuerpo. Si fuese posible informate sobre anatomía y fisiología para lograr conectar y entender mejor. Incluso, en caso de dolores, lograr discernir la razón del dolor para así luego poder darle el tratamiento correcto.
Al ir al relax final en savasana, o sentarnos a meditar, busquemos distraer la mente cotidiana, esa fabulosa herramienta que fue generando nuestro ego para lograr subsistir en este plano, para que aflore nuestro ser interno, nuestra consciencia superior o nuestro maestro interior. Para distraer la mente se utilizan diferentes técnicas, pero con fijarla en la respiración, que siempre estamos respirando para mantenernos vivos, alcanza, Esa técnica la describimos en “Escuchate”*.

 

 

* Revista Bien Estar, mayo 2020.

Foto: Ric Perin, Pexels.

Los comentarios están cerrados.