Hábitos saludables, alimentación consciente

161

Cuando alguna situación en lo cotidiano nos ayuda a descubrir que estamos generando hábitos, y rutinas no muy saludables, tomamos conciencia cuando se materializa negativamente el resultado de esa conducta  ya sea en nuestro cuerpo, mente, entorno familiar o laboral,  registrar el tiempo en el que empezamos a cambiar, puede ser una guía para transformar esos hábitos.

En esta oportunidad concentraremos la atención en la función y nutrición del cerebro.

En todos los tiempos, se intentó entender que es un hábito y como se desarrolla en nuestra vida, y esas creaciones materializan diferentes realidades en cada persona.

En las últimas décadas los estudios e investigaciones realizadas por neurólogos, psicólogos, sociólogos y especialistas del tema, fueron descubriendo que el cerebro humano tiene un conjunto de patrones neurológicos, gracias a las nuevas tecnologías estos patrones cerebrales  pueden ser observados en imágenes, en ellas se distinguen los impulsos de viejas conductas  y como patrones nuevos reemplazan a los patrones antiguos.

El cerebro es un órgano fascinante que sigue siendo investigado y los diversos descubrimientos nos llevan a entender su complejidad y a la vez que necesita cierto cuidado, ya que tiene diferentes capacidades que nos facilita el equilibrio de los sistemas biológicos, cognitivos, emocionales y motrices. Todos deberíamos ser conscientes de cómo mantenerlo sano.

 

Algo fundamental es la alimentación, diferentes estudios hablan de la importancia de tener un cerebro saludable cuidando la nutrición ya que en contadas investigaciones se descubrió que intestino y cerebro son una dupla clave para manifestar estabilidad biológica y salud mental.

Hipócrates dijo hace mucho tiempo “Una mala digestión es la raíz de todos los males”, así como también: “La muerte se encuentra en los intestinos”.

Profundizar en la nutrición nos ayudaría a mantener equilibrada la maquina biológica, que tenga el combustible necesario para producir sus conexiones químicas movilizando la comunicación a todo el cuerpo, teniendo la posibilidad de incorporar nuevos patrones neurológicos que encontrarían instrumentos y mecanismos para formar nuevos hábitos que revelando salud y vitalidad.

 

 

Alimentos que activan bienestar en tu cerebro

Las nueces, su forma es un indicador del lugar que puede beneficiar, rica en Omega-3 activa la serotonina, da sensación de alegría, mejora las capacidades cognitivas, ella puede como la linaza y la chía, los frutos secos nutrir al cerebro, los músculos, mejorar la producción de glóbulos rojos, aportar acido fólico, vitaminas B, aporta bacterias buenas al los intestinos.

Las  verduras de hojas verdes como espinaca, rúcula, lechuga, radicheta, berro, tienen alto contenido en potasio, hierro, calcio vitamina C, vitamina A y magnesio.

Las frutas como la naranja, los arándanos, los frutos rojos, la manzana son excelentes antioxidantes: favorecen el funcionamiento neuronal, ayudan a tener mayor concentración y memoria.

Las infusiones que pueden optimizar al cerebro es la salvia y el romero que son antioxidantes por excelencia. Para hacer la infusión puede colocar un puño de hojas de salvia o romero en un litro de agua hervida, dejar reposar hasta que se encuentre tibia facilita la relajación.

Comments are closed.