Oración de la abuela en el equinoccio de otoño

Decia la Abuela

182

Decía la abuela que cada día teníamos la oportunidad de agradecer lo que la madre naturaleza nos brinda, cuidar los recursos como el agua, la tierra, sus frutos, sus hierbas sanadoras, integrarla en nuestra vida como una madre amorosa y auxiliadora.

Cuando empezaba a llegar el otoño en casa lo recibíamos con mucha alegría, principalmente amábamos esas temperaturas cálidas con un suave viento fresco por la mañana y la tarde. Visualizábamos los nuevos colores como si por la noche un artista etéreo pincelara las hojas de los árboles, algunas con un rojo intenso otras recibían un color naranja y entre ellas aparecía un amarillo brillante. Una exquisita manera de cambiar su ropaje. Les comparto la forma que tenía mi abuela de agradecerle a la nueva estación que llegaba. Y una rica receta de la mermelada de higo.

 

Oración de la abuela en el equinoccio de otoño

Empezaba al mediodía con su sahumador quemando canela en rama, pasaba por todas las esquinas de los ambientes y en el centro de la sala principal decía: “Madre tierra gracias por los alimentos recibidos, y los que recibiremos, activa en nuestro corazón tu generoso amor,  y que el suave aroma traiga prosperidad, armonía, salud y amor a todos los integrantes de la casa.”
Después continuaba por otros espacios del hogar y recuerdo que lo hacía en sentido de las agujas del reloj y repetía su oración. Al terminar su recorrido dejaba frente a la puerta de la casa la vasija con la canela encendida y le sumaba incienso diciendo: “Que este incienso sea el escudo de protección para todos los habitantes del lugar, gracias, gracias, gracias, así es y así será”.

Receta de otoño- mermelada de higo

12 higos medianos

½ kilo de azúcar

Jugo de 1 limón mediano o 2 limones pequeños

1 cuchada de extracto de vainilla

1 rama de canela

 

Preparación: lavar los higos, desechar los extremos y desmenuzarlos completamente para luego colocar todo en una olla, lo ideal es que sea de barro o vidrio evitando en lo posible el aluminio o el plástico. Poner la preparación y dejarlo reposar un día completo (sin la canela) pasado ese tiempo el preparado estará bien macerado, poner a fuego lento en la misma olla de barro, hierro fundido o acero inoxidable, agregar una rama de canela, cocinar durante 40 a 50 minutos cuando empiece a hervir revolver con la cuchara de madera hasta espesar la mezcla, se reduce la cantidad y apagar el fuego cuando tiene mayor consistencia y brillo. Puedes guardar caliente la mermelada en frascos esterilizados.

 

Comments are closed.