“Sos más fuerte de lo que pensás”

36

Wim Hof es un excéntrico yogi holandés de sesenta y dos años que se ha hecho muy famoso como el “Ice man” (“Hombre hielo”) habiendo logrado récords impresionantes aguantando muy bajas temperaturas por mucho tiempo.
Hof batió el récord mundial de mayor duración de tiempo en contacto total con hielo hasta 16 veces. Ha batido récords Guinness nadando largas distancias bajo hielo. Ha corrido una media maratón descalzo sobre hielo y nieve durante más de dos horas. Subió a una altitud de 7.200 metros en el Monte Everest únicamente con pantalones cortos y zapatillas, y otra vuelta escaló el Monte Kilimanjaro durante dos días vestido del mismo modo veraniego. También corrió una maratón en el caluroso desierto de Namibia sin agua.
Es muy larga la serie de hazañas increíbles que ha logrado… Hasta le han inyectado veneno que neutralizó mediante sus técnicas yóguicas que él llama “Método Wim Hof (WHM por sus siglas ordenadas en inglés)”.
Sus logros eran considerados científicamente imposibles durante mucho tiempo. Hasta que lo comenzaron a supervisar diferentes científicos. El primer estudio de la Universidad de Radboud en 2011 demostró que al usar su método, Wim –e incluso alumnos suyos- logra(n) influir voluntariamente en su sistema nervioso autónomo, algo que hasta entonces se creía imposible.
Recordemos que en el Europa del norte los baños fríos son algo cultural habiendo muchos usuarios de ellos incluso haciendo agujeros en el hielo por lo general combinándolos con un espacio bien caliente (sauna / bastu). Hof cuenta que cuando tenía 17 años de edad sintió un impulso repentino para saltar al agua fría helada del Beatrixpark canal.
Hof tiene ocho hermanos y tuvo seis hijos. Cuatro de ellos con su primera mujer quién se suicidó en 1995 momento en que quedó sólo a cargo de cuatro menores de edad con una depresión muy grande y sostiene que sus técnicas de frío y de respiración lo ayudaron a sobrellevar esa pérdida.
En una Charla TED Hof explica que “la naturaleza es nuestro maestro” y que él enseña a volver a estar equilibrio con ésta. Wim sostiene que nuestra relación con el mundo en el que vivimos ha cambiado desde que nuestros estilos de vida nos han desconectado del entorno natural. Como resultado de esta desconexión, nuestros mecanismos naturales de supervivencia ya no se activan y por ende hemos perdido el contacto con nuestro poder interior. No duda en sostener que: “Sos más fuerte de lo que pensás que sos”. Y propone su método para recuperar ese poder.


A través de décadas de autoexploración y estudios científicos innovadores, Hof ha creado una forma simple y efectiva de estimular estos procesos fisiológicos profundos que nos permiten desarrollar todo nuestro potencial. Sostiene que el Método Wim Hof busca reconectarnos con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza.
Su método potencia el sistema cardiovascular. Hace que nuestro metabolismo se acelere, quemando grasas. Fortalece el sistema inmunológico. Da energía. Se recomienda para lograr mayor concentración. A través de la piel produce un shock biológico en el sistema nervioso. Al vivir el momento al ciento por ciento se va la depresión. Despierta la adrenalina natural y se va el estrés haciendo que te sientas mejor. Los capilares vasculares se rejuvenecen. Son muchos los beneficios, tantos que Hof llega al punto de sostener que cura enfermedades. Lo más importante es que, como en todo, se vaya paso a paso.
El enfoque principal es la combinación de exposición al frío junto a técnicas de respiración y pranayamas y como tercer pilar usa la meditación. En lo personal Hof también trabaja con asanas (posiciones de yoga).
A continuación proponemos unos ejercicios para quien quiera saborear su método tripartito durante 21 días.


Creá tu momento Hof / Respiración
Hay variaciones del método de respiración. La versión básica consta de tres fases y como toda rutina debe hacerse de modo cotidiano.
La primera fase implica unos 30 ciclos de respiración forzada, una especie de kapalabhati. Cada ciclo va de la siguiente manera: inhalar profundamente, llenando los pulmones completamente de abajo hacia arriba, él dice: “como llenando la panza, el pecho y la cabeza (sic)”. El aire se suelta sin demasiada fuerza vaciando bien los pulmones de aire. Esta fase toma poco más de un minuto.
Tras esos ciclos de hiperventilación controlada, tomar una última inhalación y luego expulsar todo el aire. La idea es no vaciar bruscamente los pulmones, sino dejar salir el aire hasta contraer el diafragma para expulsar la totalidad y quedar en vacío. Hof explica que la primera ronda el tiempo será menor, que va aumentando. Si bien él y mucha gente aguanta más de un minuto no se asuste si la primera vez solo puede soportar 15 segundos sin aire.
Al sentir la necesidad de volver a inhalar se repite el ciclo de unas 30 respiraciones forzadas para luego volver a retener sin aire (bahir kumbhaka). Recomienda ir midiendo los tiempos.
Luego una tercera vez, exhalando la última se vuelve lentamente a la respiración natural.


Creá tu momento Hof / Frío
Wim Hof hace sus baños diarios en hielo. Pero comenzar así obviamente puede ser hasta contraproducente. Por eso recomienda ir de a poco y comenzar usando agua fría en medio de la ducha diaria. El tiempo de agua fría (también en invierno) debería ir en aumento. Comenzando con 20 segundos, al día siguiente medio minuto y así ir aumentando sucesivamente.


Creá tu momento Hof / Meditación
Wim Hof tiene en sus cursos meditaciones guiadas así como muchas variantes de los ejercicios anteriores. Algo que notamos es su entusiasmo en todo lo que emprende. Acá simplemente recomendaremos hacer anapana (en pali, también anapanasati en sánscrito), que implica aquietar la mente llevando la atención al aire que entra y que luego sale por la entrada de los orificios de la nariz. Descrita aquí.


 

Los comentarios están cerrados.