Sutilizar el cuerpo

205

Sutilizar nuestro cuerpo físico es una decisión que necesitamos reflexionar, porque seguramente llevará su tiempo, lo primero a tener en cuenta es empezar a saber quiénes somos o lo que creemos que somos. Hace unos días, escuchaba a una persona decir “mis comidas son muy saludables” y empezó a describir un desayuno lleno de diferentes alimentos ricos en vitaminas y minerales, luego el almuerzo, merienda y cena; a simple vista pensé que estaba muy bien su salud, pero su organismo no pensaba lo mismo, a los pocos días su cuerpo emitió una señal de alarma. Sintió un malestar generalizado, tuvo que recurrir al hospital donde quedó en observación dentro de la guardia médica. Le hicieron los análisis necesarios y dieron como resultado anemia, sumaron otros estudios y descubrieron varios temas en la estructura ósea, evidenciando un desequilibrio biológico.

Muchas veces pensamos que nuestro cuerpo se encuentra sano, vigoroso, lleno de energía pero la realidad no siempre es lo que parece, esta situación que describí lo tomé como una oportunidad para preguntarme en qué condiciones se encuentra el cuerpo. Por esa razón me hice a la tarea de volver a leer sobre su estructura, sus sistemas y me sentí muy motivada a profundizar en lo sutil, allí donde la física cuántica describe como un mundo de posibilidades conectando las diferentes realidades que conviven en nosotros. Entendiendo que el cuerpo humano es una increíble creación con sistemas vivos que constantemente se encuentran interactuando. Su conexión sistémica ha llevado a muchos seres humanos a investigarlo, principalmente por su conformación inteligente de cada sector, cada uno con su función precisa e integrada a todo lo interno y externo.

En esa majestuosa realidad que es el cuerpo sabemos que contiene los registros vitales de la historia de nuestro planeta azul, donde millones de diferentes microorganismos viven en nuestro interior, claramente lo decía Lynn Margulis al referirse a las células:

“Nuestras células conservan un medio ambiente rico en carbono e hidrógeno, como el de la Tierra en el momento en que empezó la vida en ella. Además, viven en un medio acuático cuya composición salina semeja la de los mares primitivos. Hemos llegado a ser lo que somos gracias a la unión de bacterias asociadas en un medio acuático.

Esto va en línea con lo que trasmitía Darwin hace casi dos siglos:

“No podemos desentrañar la maravillosa complejidad de un ser vivo; pero en la hipótesis que hemos avanzado, esta complejidad se ve aumentada. Todo ser vivo debe ser contemplado como un microcosmos, un pequeño universo formado por una multitud de organismos inconcebiblemente diminutos, con capacidad para propagarse ellos mismos, tan numerosos como las estrellas en el cielo”

Esto me lleva a considerar poner mayor atención en los alimentos que ingerimos sabiendo que conviven en nuestro interior miles de microorganismos que pueden ser nuestros aliados para construir equilibrio microbiano y que todos los tejidos, órganos, y sistemas puedan funcionar de forma optima y saludable.Evitemos aquellos alimentos tóxicos,es tiempo de asumir la responsabilidad y el  compromiso, ellos necesitan de nuestro cuidado, somos un equipo que viene evolucionando, es tiempo de sutilizar el cuerpo.

Imagen: Hayplatoencerrado.com

Comments are closed.