Un excelente método para prevenir lesiones y entrenar el cuerpo

Pilates

99

El método Pilates es reconocido en todo el mundo por su eficacia, al entrenar el cuerpo de una forma diferente a la mayoría de las actividades físicas y deportivas. Pone a tono las cadenas musculares en armonía con las articulaciones y el tejido conectivo, previniendo lesiones, manteniendo la salud y aportando soluciones verdaderas en procesos de rehabilitación, como así también logrando mayor excelencia en la preparación física de bailarines y deportistas  profesionales.

Joseph  Pilates fue el creador y fiel practicante del método, él estaba convencido que se puede entrenar el cuerpo-mente y aseguraba que todos los seres humanos poseemos una conexión natural para diligenciar el bienestar físico, mental y espiritual.

Los ejercicios, tanto en el suelo como en el reformer, se desarrolla con el proceso técnico de su diseño y los objetivos a lograr, teniendo en cuenta los seis principios básicos de Pilates: concentración, respiración, control, fluidez de movimientos, centralización y precisión.

Concentración es fundamental para percibir el cuerpo y desde la mente realizar la acción que sincroniza sus aspectos como la inteligencia, la percepción, la imaginación, la voluntad y la memoria.

“La mansión del poder”.  Este centro de energía es activado por los músculos abdominales, lumbares y glúteos los cuales protegen a la columna, la fortalecen, y la sostienen permitiendo controlar cada movimiento, dejando fluir esa energía a las extremidades, concediendo un punto fijo para tomar el control de la zona desde el centro del cuerpo, hablamos de la centralización.

 “El arte del control”. Si se realizan los dos anteriores el practicante toma el control de cada movimiento, incorporando mayor información propioceptiva que posibilita conocer su cuerpo, descubrir las diferentes posibilidades al entrenar el método.

“Calidad al desplazarse”. Cada rutina tiene objetivos necesarios para obtener el mayor beneficio. En todos los ejercicios se pone mayor atención a la calidad y la precisión, teniendo una dinámica equilibrada antes que la velocidad y cantidad de movimientos.

 “Moverse en armonía”.  Cada practicante al realizar la actividad empieza a concentrarse, sintiendo el cuerpo, tomando el control sobre los ejercicios manteniendo la armonía y la fluidez en cada uno de ellos, encontrando la coordinación y continuidad.

“Pilar esencial del método”. La respiración es el principio fundamental al entrenar el método Pilates porque cada ejercicio se realiza coordinado con la respiración, la centralización, la fluidez, logrando un trabajo cuidadoso y preciso.

Pilates es un método que pueden realizarlo todas las personas desde jóvenes adolescentes hasta los adultos mayores. Es muy importante encontrar instructores que a través de su formación pudieron entender los objetivos de Joseph Pilates, con el desarrollo y la sistematización que entrena el cuerpo en su totalidad. Lo más recomendable en estos tiempos que corren es hacerlo con profesionales del método tradicional, ya que este garantiza un proceso saludable respetando el tiempo de adaptación que necesite el practicante para entrenar su cuerpo, evitando lesiones y desarrollando las capacidades naturales que se encuentran en su interior. Este método es incorporado cada vez más entre los psicomotricistas, kinesiólogos, profesores de danza o educación física por sus   óptimos resultados.

Pilates en sus largos años de experiencias de vida trasmitió que el cuerpo tiene un sistema que activa la energía vital desde la zona del centro y desde allí se fortalecen todos los sistemas del cuerpo. Para realizar el método se necesita dedicación, ya que propone descubrir e integrar las cualidades del ser humano.

 

Algunos beneficios del método

Corrige la postura.

Disminuye  dolores cervicales, lumbares y de rodillas.

Descomprime, estabiliza, fortalece y flexibiliza la columna vertebral.

Acondiciona el cuerpo aumentando la conciencia corporal, la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio.

Entrena la mente desarrollando concentración, alegría, entusiasmo y creatividad.

Libera el estrés mental y procesos de ansiedad.

Fortalece el suelo pélvico.

Rehabilita lesiones, principalmente en cuerpos vertebrales como hernias de disco, problemas en los tejidos musculoesquelético como la ciatalgia.

 

 

 

 

 

Comments are closed.