Activando el chakra del corazón

176

Anahata chakra

De los siete chakras principales el cardíaco es justo el del medio. Al desarrollar y destrabar los tres chakras inferiores vamos generando la capacidad de cultivar la destreza y el control sobre los impulsos. Esos tres primeros chakras están regidos por el “yo”, sobrevivir, sentir y empoderarse. El amor comienza con el aceptarse y amarse a uno mismo. Destrabando el anahata comenzamos a sentir el “nosotros” en profundidad, llegando a una conciencia autoreflexiva donde uno puede empatizar con el otro y así lograr observarnos desde su lugar. Cuando uno tiene el dominio de sus pasiones, controlando los tres grandes chakras inferiores, puede dirigir tus sentimientos hacia afuera, y sentir profunda compasión.

Estructura del chakra
Anahata, un vocablo en sánscrito, significa ileso o no golpeado, algo que está invicto. Este órgano energético está regido por una influencia sutil, el aire; ubicado en el plexo cardíaco del cuerpo, detrás del corazón, ese músculo indispensable que distribuye con la sangre lo necesario para la vida, a todo nuestro organismo. La glándula endocrina a la que se le atribuye este chakra es el timo, un órgano linfoide primario y especializado del sistema inmunológico, donde maduran un tipo de glóbulos blancos, los linfocitos T. Esta glándula es el enlace entre el cuerpo físico y este chakra. Problemas en el timo indican un bloqueo de energía, una obturación al nivel del corazón.
Se dice en las tradiciones yógicas que por su ubicación “forma el asiento de Shiva y Shakti”.
Su bija-mantra (mantra semilla) es YAM. El pranavayu (energía vital de esa zona) dominante es de color verde.
El símbolo del Anahata es una estrella de seis puntas formada por dos triángulos, uno apuntando hacia arriba y el otro hacia abajo, representando el punto de equilibrio en el cuerpo, entre las energías del cielo y la tierra. Se lo ilustra con el loto de doce pétalos que representa sus cualidades que según las escrituras sagradas son: la conciencia suprema, la capacidad del perdón, la devoción, la compasión, el amor y la consciencia divina.
El deseo de estar en paz. Junto con el cercano chakra vibhuti que desea la felicidad, se genera el deseo del amor. Mientras uno promueve el amor maduro el otro se va hacia el romántico.

Artículos relacionados

Equilibrio y desequilibrios
¿Cómo darme cuenta si el anahata está bloqueado? Debemos prestar atención a cómo respiramos (profundidad, superficialidad, dolores, etcétera).
Tengamos en cuenta que el anahata rige las sensaciones sutiles y el tacto. Se dice que cuando el anahata chakra está equilibrado y fluye como vínculo entre los chakras superiores e inferiores, entre lo manifiesto y lo espiritual se experimenta el despertar del amor cósmico divino.
Casi todos podemos sentir amor y fuertes impulsos y pasiones por otros, pero actuar desde este chakra es entregarse a todo amor, dar forma a la pasión y cumplir con los compromisos y las obligaciones.
Cuando el cuarto chakra funciona bien, actúa como el sistema inmune, nos advierte cuando algo puede ser aceptado, siente la afinidad. Te indica hasta dónde dejar a alguien entrar a tu vida, comenzarás a armonizar las relaciones. Cuando hablamos desde el corazón hablamos con la verdad.
Ahora, si nuestro anahata chakra está muy abierto podemos olvidar nuestras propias necesidades, estando siempre sensible ante las necesidades ajenas. En exceso, el ser pasaría a ser dramático y posesivo.
En cambio si este chakra estuviese bloqueado podríamos estar sumergidos en el miedo al rechazo y sentirnos indignos de recibir amor, en síntesis tendríamos problemas afectivos.
Ahora, cuando este chakra está equilibrado vibra a la velocidad correcta y seremos personas compasivas, que amamos de modo incondicional, “alimentando” a los demás. El amor se experimenta así como una experiencia espiritual por lo que se disfruta estar en pareja.

¿Cómo impactar en el anahata desde el yoga?
Hay muchas opciones de impactar en este chakra desde mantras y actitudes devocionales hasta diferentes tipos de pranayamas (respiraciones con dirección energética), entre las cuales tienen como común denominador la intervención del diafragma. Luego se puede trabajar kriyas (movimientos repetitivos de limpieza) y en nuestra tradición de Ayur Yoga Vital tenemos además el Ayur Asanga Namaskar (secuencia de movimientos) específico para impactar en éste mientras tonificamos y elongamos nuestros brazos, pecho y escápulas.
En cuanto a las asanas recomendadas puedo nombrar algunas (abajo hay ejemplos), pero de todos modos siempre es bueno, al menos al comienzo, tener la guía de un instructor o instructora calificado, dado que se debe tener en cuenta varios factores: desde la fisiología músculos antagonistas y complementarios, pero también si hay elongación o contracción, y saber cómo buscar que fluya la energía. Y en lo posible una adaptación en la práctica para realizar lo que el propio cuerpo necesita.
Hay además otros factores que pueden ayudar en el objetivo de impactar sobre este chakra, por poner un par de ejemplos, existen varios minerales que ayudan a armonizar el anahata a nivel energético. El cuarzo rosa, del cual tenemos abundante en esta tierra, es uno de los más específicos. Luego podemos tener en cuenta aceites, como los de rosa, sándalo, manzanilla o jazmín.
La vestimenta también puede influenciar: usar el color verde, así como el rosa. A su vez hay sonidos que ayudan a este centro energético, es común en yoga usar el sonido de un cuenco específico con este fin.
Una estrategia puntual es la de desarrollar la generosidad hacia otros y también hacia uno mismo. Recordemos que el camino de la devoción (bhakti yoga) es una de las sendas del Yoga. Se pueden hacer ejercicios de gratitud y de perdón. Y de ser posible también realizar voluntariados (karma yoga) con el corazón de dar.
Otro modo es pasar tiempo en conexión con la naturaleza e incluso interactuar con animales, que pueden incluso ser nuestras propias mascotas.
Nos podemos ayudar mediante afirmaciones (sankalpas) con intención de sanar y tomar consciencia. Pueden ser, por ejemplo, “Yo soy amor” o “el amor divino fluye a través mío”. Lo importante al generar una propia es que siempre tienen que basarse en el aspecto positivo. Nunca podría ser “debo dejar de odiar”, sino más bien “cada día amo más”.
En Ayur Yoga, en especial en las clases avanzadas, se combinan las diferentes herramientas en cada ejercicio multiplicando de este modo los beneficios de cada práctica.

Los comentarios están cerrados.