El efecto terapéutico del agua de mar

428

De similar modo que la Madre Tierra -llamada también Planeta Azul por el agua de mar que en gran parte lo recubre- es nuestra composición corporal. Se dice que tenemos más o menos un 70% de agua, la misma proporción que recubre nuestro planeta.

El uso de agua de mar y sus múltiples aplicaciones es un saber que acompaña las culturas ancestrales. Observemos la importancia de este líquido vital, que siempre fue formando parte de los cuatro o cinco elementos generadores de toda vida para toda cultura. Incluso desde la cuna de la civilización Occidental Eurípides sostenía que “El agua de mar cura todos los males del hombre”.
Sin embargo, fue recién hace un siglo que el fisiólogo francés René Quinton (1867-1925)  demostró científicamente que el agua de mar tiene una composición muy parecida a los fluidos de los seres vivos, a mencionar: plasma sanguíneo, lágrimas, orina y los líquidos en que conforman y en que nadan las células corporales… Su teoría se basa en la hipótesis de que el origen de la vida sobre nuestro planeta se dio en los océanos y por ende, el agua de mar vendría a ser el entorno natural en el que se desarrollan las células animales. De acuerdo a su teoría los animales pluricelulares somos como acuarios vivientes. Al restituirnos con agua de mar podemos mejorar la salud. La historia cuenta que Quinton mejoró o salvó miles de vidas gracias a los dispensarios marinos de Francia y otros países occidentales.

 

Sus compuestos

Nuestro organismo necesita de minerales y oligolementos para funcionar de modo óptimo, cuando falta uno de estos -por pequeño que sea- ocasiona un desbalance y se puede generar una enfermedad. Los 118 elementos de la tabla periódica que están en la tierra son los que tiene el mar, en mayor o menor medida, y son los que necesita nuestro organismo para funcionar de modo óptimo. Se podría decir que esos mismos elementos son los que posibilitaron la aparición de la vida en el mar hace 3.800 millones de años y hoy siguen siendo los mismos.

Hoy con la tecnología se puede ir estudiando sus cualidades y beneficios. Sabemos que el efecto terapéutico del agua de mar se debe a su composición, que abarca más de nueve sales y toda la tabla periódica de minerales y oligoelementos. Lo más interesante es que vienen en forma orgánica y biodisponible, en otras palabras, nuestro organismo puede disponer de ellos y aprovecharlos. A su vez contiene fito y zooplancton altamente cargados nutricionalmente.

El agua de mar logra generarnos una recarga electrolítica a la vez que nos reequilibra la función enzimática. Como si fuera poco además regenera células. Esta bebida estará al mismo tiempo mineralizando, hidratando y alcalinizando el organismo. Al contrario de la sal refinada -que es una de las principales causas de la osteoporosis- el agua de mar aporta dureza a los huesos. El agua de mar es hidratante y es el nutriente más completo de la naturaleza.

 

En caso de hipertensión

Según estudios y experiencias médicas de personas con hipertensión la presión arterial no se ve afectada por el consumo de agua de mar. Por lo contrario el agua de mar puede ayudar a estabilizar la presión arterial debido a su efectos diuréticos y laxantes. El agua de mar incluye potasio y magnesio que neutralizan o atenúan posibles acciones negativas del sodio. Sin embargo, si sufre de hipertensión e implementa el uso de agua de mar nunca está de más ir haciéndose chequeos para confirmar el efecto positivo.

 

Modos de consumirla

Una buena opción para comenzar a consumir agua de mar es colocar en un vaso una medida de agua de mar pura (hipertónica) y tres de agua dulce (isotónica). Como con todo líquido es conveniente pasarlo lentamente por la boca, porque ahí comienza a trabajar el sistema digestivo. Y beberla varias veces al día. Según tolerancia, pero uno puede ir aumentando la cantidad. Preferentemente, en tres tomas a lo largo del día, media hora antes de las comidas.

Para comenzar es recomendable durante un par de semanas diluirla más, con un 10% de agua de mar ya es bastante. Y a esa agregarle jugo de limón. A partir de la tercera semana se puede aumentar hasta un 25% de agua de mar. Y no está de más seguir con el jugo de limón. Pasa a ser una bebida isotónica donde se rebajó su salinidad a 9 gr. de sales por litro, igual que nuestro plasma. Se recomienda empezar bebiéndola de forma isotónica hasta que tu cuerpo se acostumbre a su ingesta.

Sin embargo, también se puede beber de manera hipertónica, en otras palabras como agua de mar pura, cuya concentración de sales es de 36 gr. por litro (dependiendo un poco del mar). En tal caso al tomar un sorbo es importante mantenerla en la boca unos minutos para isotonizarla con la saliva.

 

Agua de mar en la cocina
Otra forma de incorporar el agua de mar es usarla para cocinar. Además de hacer las comidas más sabrosas es otro modo de adquisición de nutrientes. Recordemos que los plancton y fitoplancton, son micro animales y micro plantas que constituyen la sopa marina de gran poder nutritivo y mineralizante y como tal aportan hasta proteínas puras.

 

Sobre la piel

Como si fuera poco el agua de mar tiene un poder sanador por lo que se puede aplicar externamente donde haya problemas: psoriasis, dermatitis, heridas, enjuagues bucales, etcétera, porque posee propiedades antisépticas y antiinflamatorias. También se puede incorporar a baños de inmersión o para realizar baños de pies con agua caliente.

Las visitas a la playa tienen por ende un efecto muy positivo en la salud, donde tanto el baño como el respirar ese aire yodado nos beneficia muchísimo. El mar nos relaja, nos nutre y nos permite volver a tomar energía, por lo que no es un mero capricho el veraneo costero.

 



¿Qué pasa con la contaminación del mar?

Es verdad que en muchos lugares se tiran desechos al mar y que hay zonas con problemas de microplásticos y un largo etcétera de tóxicos, como pueden ser los residuos cloacales. Sin embargo, también es verdad que mediante la ósmosis se desactivan microbios de procedencia terrestre y el fenómeno de biocenosis se encarga de hacerlos desaparecer a través de plancton. Se trata de que quien busque el agua de mar lo haga con microfiltrado en una zona limpia y que en lo posible luego sea analizada sin sufrir tampoco cambios bruscos de temperatura.

También es importante ser conscientes de que por todos lados hay personas que aportan esfuerzo e ideas –tropillas de limpiezas costeras, buzos que limpian, botes limpiadores y un largo etcétera– en pos del cambio de paradigma donde respetamos nuestro hábitat.



Caso Nicaragua: en la medicina oficial

En un artículo previo contamos del caso de Nicaragua donde gracias al empuje de la Dra. María Teresa Ilari, directora de la Clínica Santo Domingo, han adoptado la ingesta de agua de mar como medicina oficial. Tienen unos 60 Dispensarios Marinos para más de 20 mil pacientes. La Red de Medicina Natural, cuya coordinadora es la religiosa Julie Marciacq, distribuye el agua de mar a los centros del Ministerio de Salud y a los dispensarios que no pueden autoabastecerse. Así suministró agua de mar a más miles de campesinos afectados por un insecticida que causo muchas enfermedades a los trabajadores de las plantaciones de banana.



 

Comments are closed.