A donde quiera que vayas, ve con tu corazón*

130

La primera vez que leí esta frase que comparto como titulo del editorial, me llevó a mirarme hacia adentro y preguntarme si conozco verdaderamente mi corazón y su energía vital, aquella que todo lo transforma y lo equilibra.
Si la brújula es tu corazón, la vida será un viaje que integra cada experiencia como una oportunidad de vivir en un constante presente, cultivando todo como un aprendizaje eficaz que potencia las virtudes y bondades que alberga nuestro sutil corazón.
Desde que empezó la pandemia, colectivamente todos en mayor o menor medida hemos pasado por toda clase de situaciones emocionales, donde el parloteo de nuestra mente por momentos se apoderó de nuestra vida, manifestando incertidumbre y falta de conexión con nuestro corazón, todo es entendible, si solo fueron situaciones de temor mental o peor aún en los casos de personas que tuvieron que enfrentar el bicho malvado, o al no despedir a un ser querido por esa nefasta realidad.
Aprender a integrar toda clase de situación para transformarla, nos puede llevar a un lugar más saludable emocional y mentalmente, encontrar cada día un momento de reflexión, refuerza nuestra recuperación y empatía con nosotros y nuestro entorno.
Concentrarnos en hacer y crear instantes constructivos, por ejemplo hacer una lista donde podamos expresar gratitud y seguramente encontraremos cuantiosas palabras para agradecer el sentirnos vivos, tener la compañía de la familia o amigos, vecinos, mascotas, tener un hogar, por más sencillo que sea, es nuestro refugio, tener alimentos, estar rodeados de naturaleza que limpian el aire que respiramos, sentir, percibir el amor en todas sus expresiones, seguramente cada uno de ustedes podrían seguir sumando a este manuscrito.
Cuidar a otros seres, también es una herramienta que llena el corazón de amor, nos sensibiliza, nos permite estar disponibles a otro y eso va producir redes de conexiones con otras almas que esperan la oportunidad de compartir su amor, sus saberes, manifestando la fuerza interior como un gran escudo que protege, ilumina y conmueve el corazón de todos los seres vivientes.

 

Artículos relacionados

“No podréis ver con claridad mientras no miréis en vuestro corazón”.
Lao Tse.

“El que mira al exterior sueña. El que mira al interior despierta.”
Carl Jung

Los comentarios están cerrados.