Enfermedad: ¿por el agente o el terreno?

17

El enfoque que viene teniendo la medicina no siempre fue como el actual, data de apenas poco más de un siglo, época en que se dio un interesante debate científico entre Louis Pasteur y Claude Bernard. El primero consideraba que las enfermedades eran fruto de agentes agresores y el segundo sostenía que era un tema de predisponibilidad del propio organismo a cómo se haya en el ”terreno”.
Louis Pasteur, el renombrado y famoso científico francés, defendía “que la enfermedad se daba por la entrada de un virus o bacteria” mientras que en cambio, Claude Bernard, otro científico francés, defendía “que la enfermedad se producía por un estado defectuoso o débil del terreno” en clara alusión a cuidar el entorno.
El primero dará las bases para que culpemos siempre al patógeno como algo externo en forma de bacterias, virus o cualquier gérmen que podría dañarnos. Mientras la postura de Bernard plantea que si el entorno está cuidado y el ser humano se encuentra en equilibrio no debería venir una enfermedad, dado que el propio organismo no estaría predispuesto a enfermar.
Gran parte de la ciencia médica, impulsada por la incipiente industria farmacéutica, optó por seguir la tesitura de Pasteur cuando, a principios del siglo pasado, las facultades de medicina -mediante el Informe Flexner*- sufrieron una homogenización brutal dado que se eliminó de los programas todo lo que no interesaba para hacer la actual “medicina de Rockefeller” que es claramente una medicina lucrativa, que como todo negocio busca maximizar sus ganancias.
Ver en el otro un posible enemigo, donde la mirada de “lucha por la vida”, “donde solo sobrevive el más apto” -parafraseando a los que parafraseaban a Charles Darwin- terminó ganado la gran pulseada contra la mirada de adaptabilidad que planteaba Bernard.
Vamos a poner un par de ejemplos homólogos de cómo funciona el pensamiento “científico médico” actual culpando por todo a virus y bacterias:
Si encuentra una pila de basura llena de moscas, ¿pensaría que está ahí la basura por culpa de las moscas?
O, ante un incendio lleno de bomberos pensaría: ¿Qué los bomberos son los responsables de un fuego?

Hoy es indiscutible que necesitamos cambiar de paradigma
Tratar el síntoma sin ir a la raíz de un problema es, no solo un tanto necio, sino que también muchas veces dañino para el resto del organismo. En cambio, ver la enfermedad como un aviso de necesidad de cambio ya nos coloca en otra vereda.
Y si es por mencionar grietas en la ciencia médica actual podemos enumerar, como ejemplos, la medicina alemana del Dr. Hammer, la homeopatía, la osteopatía, la quiropraxia, la medicina ayurvédica, la medicina tradicional china y un gran abanico denominado comúnmente como “medicina alternativa” (donde debemos ir con pie de plomo para separar la paja del trigo).
Hoy está demostrado que convivimos con un montón de bacterias alojadas en nuestro organismo que hacen muchísimo esfuerzo por mantenerlo vivo. El microcosmos de un ser humano incluye unas 39 millones de millones de bacterias que nos protegen y ayudan en la reconstitución de nuestro cuerpo y dicen que hasta pueden afectar el comportamiento y los pensamientos. La nueva ciencia sostiene que los virus son mensajeros y/o mensajes que sirven como “facilitadores de adaptación”.

Para cerrar cabe agregar que antes de morir Pasteur reconoció en su diario: “Claude Bernard tenía razón: el agente no es nada. El terreno lo es todo”.

Los comentarios están cerrados.