Horarios biológicos según la medicina china

56

La medicina occidental habla de los órganos y sus trastornos biológicos. La medicina china también, pero le da un sentido diferente ya que ellos consideran los desequilibrios biológicos por exceso energético -en el cual la máquina humana se acelera y se sobrecalienta- o un desequilibrio por vacio, en el cual está averiada o funciona muy lentamente. Cuando un órgano se encuentra en situación de exceso o vacio el conjunto de funciones relacionadas con él sufre un desequilibrio.
La medicina china considera que la existencia de la energía vital que estimula la creación y mantiene la vida en todo lo que existe en nuestro planeta, circula y se encuentra relacionada con los cinco elementos (en el número de enero del 2021 profundizamos sobre los elementos naturales y sus correspondencias con el ser humano).

Los cinco elementos y los opuestos complementarios
Los chinos entienden que todo lo que nos rodea está enlazado a los cinco elementos y estos elementos se clasifican según la teoría de Yin y el Yang los opuestos complementarios. El fuego es Yang; el agua es Yin. La tierra ocuparía un lugar en el centro y es neutra, la madera se sitúa al este donde nace el Sol por lo cual es un elemento Yang, pero menos potente que el fuego. Lo mismo sucede con el elemento Metal, el elemento Yin que ocupa el oeste por donde la noche se presenta pero es un yin más pequeño al gran Ying del agua. Lo cual nos lleva a entender que estamos en una progresión que comienza con el gran Yin para llegar al gran Yang pasando por el pequeño Yin y el pequeño Yang.
Nuestros órganos principales siguen la misma clasificación: el corazón es el órgano más Yang del cuerpo, el riñón es el más Yin entre ellos el hígado es menos Yang que el corazón, sin embargo, es más Yang que el pulmón, el cual aunque menos Yin que el riñón, no obstante es más Yang que los dos anteriores. El bazo es un punto de equilibrio ya que corresponde a la tierra, elemento central neutro. Ellos concibieron cada uno de nuestros órganos en el interior mismo de su polaridad dominante, con una tendencia Yin y una tendencia Yang, sea cual fuere el órgano cuando su tendencia Yin crece merma la tendencia Yang; lo cual va producir una disminución del metabolismo fisiológico, lo mismo ocurre si la predisposición Yang aumenta, se acelera el metabolismo (véase imagen abajo).
La energía vital no es una entidad única, uniforme, unívoca, ella misma contiene seis ramas, seis manifestaciones de las conocidas seis energías. Cada una con un aspecto Yin y un aspecto Yang formando doce ramas que dieron nacimiento a los doce meridianos principales de la acupuntura, que el médico chino estimula o calma actuando sobre puntos situados a lo largo de sus recorridos.

El ritmo biológico
Según la medicina tradicional china existe un ritmo del paso de la energía por los meridianos donde cada línea de energía protagoniza por turnos de dos horas. Así, durante las veinticuatro horas del día, esa acción es conocida como el reloj biológico. Es ideal conocer esos horarios para cuidar los órganos y el sistema que lo mantiene equilibrado. Tener consciencia de nuestro cuerpo nos permite garantizar mayor conexión y bienestar físico, mental y espiritual.
El Meridiano del hígado empieza su recorrido desde 01:00 a 03:00 de la mañana desintoxicando la sangre, lo más beneficioso sería entregarse al descanso, recibiendo esa limpieza orgánica y energética.
El Meridiano del pulmón toma la posta desde las 03:00 a 05:00 de la mañana para oxigenar y movilizar la energía vital en un nivel más sutil regenerando cada célula del cuerpo. Es muy importante conocer técnicas respiratorias para facilitar esa oxigenación natural en caso de insomnios en la madrugada (véase el número diciembre 2020).
El Meridiano del intestino grueso se moviliza con mayor intensidad entre las 05:00 a 07:00 de la mañana, horario que empezamos activar el cuerpo, los orientales tienen la costumbre de tomar agua tibia al despertar lo cual va ayudar a la eliminación de las heces ya que este meridiano se encarga de depurar.
El Meridiano del estómago concentra más su trabajo entre las 07: 00 a 09:00 de la mañana, horario ideal para nutrir y alimentar nuestro cuerpo. Si lo hacemos con tiempo y disfrutando los alimentos, más beneficios activamos con el meridiano del estómago.
El Meridiano del bazo-páncreas se impulsa entre las 09:00 a 11:00 de la mañana y su objetivo es transformar los alimentos en sangre y energía para alimentar los músculos del cuerpo.
El Meridiano del corazón está más activo desde las 11:00 a 13:00 horas, avivando la eficacia cognitiva, creativa y dando lugar al horario ideal para almorzar.
El Meridiano del intestino delgado empieza entre las 13:00 a 15:00 a ocuparse de clasificar todos los nutrientes digeridos y distribuirlos en el torrente sanguíneo.
El Meridiano de la vejiga urinaria realiza con más actividad su labor entre las 15:00 a 17:00 desintoxicando el cuerpo. El tomar agua tibia, algunos le suman gotas de limón, o té verde, también puede ser té rojo, ayudaría a este meridiano.
El Meridiano del riñón se presenta desde las 17:00 a 19:00 motiva a buscar la calma, tranquilizar el cuerpo con técnicas respiratorias, yoga, meditación, música que acompañe a la reflexión de la jornada que va terminando.
El Meridiano del pericardio se activa entre las 19:00 a 21:00 conectando la conciencia, los deseos íntimos, permitiendo la fluidez de la energía vital en equilibrio ya que esta membrana es un protector del corazón. Horarios para conectar afectivamente con la familia, los amigos y a nivel romántico.
El Meridiano triple calentador se integra entre las 21:00 a 23:00 es un sistema que oxigena, distribuye los nutrientes, se encarga de la digestión y asimilación de energía, distribuye los nutrientes a las extremidades, es un meridiano Yang del elemento fuego, transformando y brindando calor a los órganos y ayudando a regular el sistema nervioso autónomo y al sistema endocrino.
El Meridiano de vesícula biliar se conecta entre las 23:00 a 01:00 ayudando con la digestión. Está estrechamente ligado al hígado para almacenar y excretar la bilis a los intestinos y ayudar al drenaje y dispersión del hígado. Mediante el sistema linfático saca las toxinas y químicos que no son beneficiosos para el cuerpo. Descansar, dormir en total oscuridad las horas necesarias para reparar y activar nuevamente la energía vital.
Es recomendable observar el cuerpo en esos horarios si se presentan molestias, dolores cambios de temperatura, calor, frío, sensaciones al descansar, sentirse lleno o con hambre. Cuanto más consciente somos de nuestro sistema biológico, más fácil será detectar cualquier desequilibrio y poder consultar a un profesional de la salud a tiempo. Mejor prevenir que curar.

Biografía:
Yves Requena y Marie Borrei, Medicina china, guía para tu bienestar.
Nogueira Pérez; Carlos A. Acupuntura y bioenergética.
David J. Sussman, Acupuntura, teoría y práctica.

Los comentarios están cerrados.