Los beneficios de la albahaca

99

Decía la abuela que en la naturaleza podías encontrar la dosis justa para sanar tus dolencias, limpiar el ambiente y hasta alejar los malos espíritus. En casa desde pequeña escuchaba decir a la abuela y a mamá que cada rincón de la casa tiene que estar limpio sin polvo, pelos de animales telarañas, cosas rotas o sucias, porque estaría atrayendo malas energías, y alterando el equilibrio natural de la casa que es un ser conectado a las personas que la habitan y así también a la naturaleza que la rodea.
Recuerdo cuando niña alrededor de la casa, diferentes plantas, que la abuela y mi mamá habían plantado. Hoy siendo adulta, destaco ese amor fraterno de una hija a su madre, mi mamá decidió llevarla a vivir con nosotros porque estaba con algunos problemas de salud, como era costumbre a las personas mayores se las llevaba a la casa de los hijos para cuidarlas, acompañarlas hasta que mejoren o integrarlas a la nueva familia. La abu ayudaba bastante en casa, siempre encontraba algo para hacer, recuerdo sus bordados en crochet, era muy creativa y exigente al realizarlo, prometo compartirles en otro momento esas habilidades que solo ella tenía.
En este número hablaremos las bondades de la albahaca una de las plantas que se la utilizaba y utilizamos hoy en día todos en la familia, para cocinar, sanar el cuerpo, limpiar los ambientes y alejar esas malas energías que pudieron ser ocasionadas por nuestros pensamientos o situaciones que sucedían negativamente en la casa.
Se consideraba que el aroma de la albahaca, alejaba toda clase de insectos, como así también malos espíritus, y energías tóxicas de los ambientes. La abuela la usaba mucho en la cocina para darle un rico sabor a la comida, pero así también para bajar la fiebre, tranquilizar la mente, prevenir problemas respiratorios, ayudar a fortalecer el sistema inmunológico. Corroboré el saber de mi clan, sin tener el conocimiento científico, ellas estaban acertadas con el uso de las hojas de esta planta, la albahaca en sus propiedades posee hierro, calcio, potasio y vitaminas A y K. Colocaban en las heridas dado que esta planta aromática resulta que es antibacteriana y antiinflamatoria. Encontré que existen muchas variedades de albahaca, pero la nuestra -la más argenta- es la ocimum basilicum y pertenece a la familia de las lamiaceae (al igual la menta, tomillo y el orégano) todas ellas en casa crecían en gran cantidad. No deja de sorprenderme la sabiduría de nuestros ancestros, el cuidado de la tierra y lo generosa que es la naturaleza. Hace unos días nos enteramos que la abuela de mi compañero de vida, que vivía en otro país también tenía costumbres similares a mi abu, eran otros tiempos donde las familias tenían una búsqueda en lo natural y es evidente que esas enseñanzas venían impresas desde nuestros antepasados.
Hay muchas forma de recibir las virtudes de la albahaca, por ejemplo en infusiones, la preparación es muy sencilla, elegir hojas frescas colocarlas en una taza con agua caliente, dejarlas reposar unos minutos, se puede consumir tibia o a temperatura ambiente.
Compresas tibias para los ojos, así descansa la vista, masticar hojas de albahaca tranquiliza el sistema nervioso (baja la ansiedad, el estrés). También podemos triturar las hojas en un mortero y colocar el ungüento en las heridas o en los lugares del cuerpo que tengan dolor, en los casos de pérdida del cabello (alopecia) es muy efectivo. Se puede hacer jugos con las hojas frescas, es excelente para equilibrar el sistema digestivo, y combinado con limón es muy refrescante en el verano.
Lo místico -se la considera una planta sagrada para diferentes culturas- las hojas secas se las puede utilizar para sahumar ayudando a alejar los malos espíritus. En casa siempre se cuidó mucho la albahaca: le gusta el sol entonces necesita agua más que otras plantas. Ellas decían que si la planta del jardín o la de maceta, se seca, es una señal que se necesita limpieza energética en la casa, o como expresaban “ han ojeado” (mirada con mala intención) a algún integrante de la familia. La creencia es que cuida a los enamorados, parejas, matrimonios; y atrae prosperidad a la familia.
Es tan espléndida y nos otorga tantos beneficios que lo ideal es tenerla en el jardín o simplemente en una maceta, tenerla cerquita, respirando su sanadora energía. El aroma de albahaca me acompaña desde niña, los recuerdos de la abuela, la bisabuela, el seguir trasmitiendo el respeto a la naturaleza, los remedios caseros, es la motivación de este espacio muy agradecida con ustedes que acompañan cada mes.

G.N.

 

Artículos relacionados

Unas ricas pastas con aceite de oliva y albahaca, es un plato exquisito para disfrutar con la familia, con un compañero de vida o los amigos.

Los comentarios están cerrados.