Merecido reconocimiento a las abejas

199

A principios de noviembre del 2019 las abejas recibieron una declaración importantísima de parte del mundo de la ciencia: ¡fueron declaradas el ser vivo más importante del planeta!

 

¿Por qué esa declaración?

Casi el 90% de su población ha desaparecido en los últimos años debido al modo de producción agraria que está predominando: desde la deforestación hasta la menor cantidad de flores silvestres debido a los monocultivos transgénicos plagados de pesticidas. También hay otros factores como las ondas electromagnéticas que pueden estar afectando a estos diminutos sembradores de vida.

Según un informe de Greenpeace, aproximadamente del 60 al 90% de los alimentos que comemos necesita la ayuda de polinizadores, como las abejas, para reproducirse y, si las poblaciones de abejas disminuyen, la biodiversidad de la Tierra también disminuye, lo que puede afectar a otras especies y causar un efecto dominó en ese sentido.

Por dicha razón es que se están pidiendo reformas y cambios en nuestra manera de cultivar con la esperanza de detener el rápido declive de las poblaciones de abejas.

Estos hermosos insectos son esenciales para la preservación de la raza humana y para la polinización de las diferentes variedades  de vegetales. Una colmena puede polinizar 250 millones de flores. Las abejas son las encargadas de producir miel, la cual es muy saludables para el organismo al ingerirlo, porque es  muy nutritivo se consume desde la época de nuestros ancestros, tiene rico sabor, posee, minerales, antioxidantes, enzimas, vitaminas,  aminoácidos y ácidos orgánicos, son muchas las propiedades de la miel, hace varias décadas que se la utiliza como recursos terapéuticos así también en cosmética natural jabones, cremas corporales, etcétera.

Más allá de su gran labor como uno de los principales polinizadores su producto la miel tiene cualidades medicinales (asegurarse cuando uno compra que sea realmente miel y no jarabe de fructosa). El propóleo también es medicinal y sale de la colmena. La cera de colmena sirve para hacer tejidos: tiene muchas bondades como impermeabilizante, también para la madera y el cuero.

Cada abeja tiene un trabajo específico que ayuda a toda la colmena, tienen la capacidad de organizarse como un equipo

Podríamos ayudar a las abejas teniendo en los balcones o jardines, flores, como las margaritas, petunias, rosas, girasoles, hierbas aromáticas como menta, tomillo albahaca, romero. En caso de tener espacio, se puede plantar árboles frutales: manzanos, moras, uvas…

Tal vez por tantos factores benéficos, de tanto que nos brindan, será que hay quienes sostienen que estos animalitos son oriundos de Venus, el planeta del amor, y que han venido a Gaia, la Tierra, con la intención de enseñarnos sobre esta materia.

 

 

Fotos: Ecocolmena.com

Los comentarios están cerrados.